El poder de una palabra

Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras sino cien pensamientos.Henri Poincaré

24 junio 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 12:55 pm
 

21 junio 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 10:31 am

427119350_66af761b98_m

 

“…Lo cotidiano podrá ser una manifestación modesta de lo absurdo, pero aunque Dios —reencarnado en algún sacamuelas— nos obligara a localizar todas nuestras esperanzas en los escarbadientes, la vida no dejaría de ser, por eso, una verdadera maravilla.

¿Qué nos importa que los cadáveres se descompongan con mucha más facilidad que los automóviles? ¿Qué nos importa que familias enteras —¡llenas de señoritas!— fallezcan por su excesivo amor a los hongos silvestres?…

El solo hecho de poseer un hígado y dos riñones ¿no justificaría que nos pasáramos los días aplaudiendo a la vida y a nosotros mismos? ¿Y no basta con abrir los ojos y mirar, para convencerse que la realidad es, en realidad, el más auténtico de los milagros?

Cuando se tienen los nervios bien templados, el espectáculo más insignificante —una mujer que se detiene, un perro que husmea una pared— resulta algo tan inefable… es tal el cúmulo de coincidencias, de circunstancias que se requieren —por ejemplo— para que dos moscas aterricen y se reproduzcan sobre una calva, que se necesita una impermeabilidad de cocodrilo para no sufrir, al comprobarlo, un verdadero síncope de admiración.

De ahí ese amor, esa gratitud enorme que siento por la vida, esas ganas de lamerla constantemente, esos ímpetus de prosternación ante cualquier cosa… ante las estatuas ecuestres, ante los tachos de basura…

De ahí ese optimismo de pelota de goma que me hace reír, a carcajadas, del esqueleto de las bicicletas, de los ataques al hígado de los limones; esa alegría que me incita a rebotar en todas las fachadas, en todas las ideas, a salir corriendo —desnudo!— por los alrededores para hacerles cosquillas a los gasómetros… a los cementerios….””

 

 

Espantapájaros

Oliverio Girondo 

 

18 junio 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 7:04 am

 

Gregory Crewdson

 

2625391564_b1cbed68d0

ovitz2

insomnia

gregory-crewdson-6

 

gregory-crewdson.html

 

14 junio 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 10:43 am

e10876044445b9ea

 

“La vida humana…la vida humana…

ya pensaré mañana.”

 David

 

 

“Eche 20 centavos en la ranura”

Cuarteto Cedrón

Poema de Raúl González Tuñón

 

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 10:14 am

one

Es nuestro deseo siempre peregrino en las cosas desta vida, y así, con vana solicitud anda de unas en otras sin saber hallar patria ni descanso; aliméntase de la variedad y diviértese con ella; tiene por ejercicio el apetito, y este nace de la ignorancia de las cosas, pues si las conociera cuando cudicioso y desalentado las busca, así las aborreciera como cuando arrepentido las desprecia. Y es de considerar la fuerza grande que tiene, pues promete y persuade tanta hermosura en los deleites y gustos, lo cual dura solo en la pretensión de ellos, porque en llegando cualquiera a ser poseedor es juntamente descontento. El mundo, que a nuestro deseo sabe la condición, para lisonjearla, pónese delante mudable y vario, porque la novedad y diferencia es el afeite con que más nos atrae. Con esto acaricia nuestros deseos, llévalos tras sí, y ellos a nosotros. Sea por todas las experiencias mi succeso, pues cuando más apurado me había de tener el conocimiento destas cosas, me hallé todo en poder de la confusión, poseído de la vanidad de tal manera que en la gran población del mundo, perdido ya, corría donde tras la hermosura me llevaban los ojos y adonde tras la conversación los amigos, de una calle en otra, hecho fábula de todos; y en lugar de desear salida al labirinto, procuraba que se me alargase el engaño.

 

“Los sueños”

Francisco Quevedo Villegas

 

13 junio 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 10:54 am

Sans_titre

 

SENTADO AL BORDE DE TÍ

 

Soy observador, testigo fugaz
de una parte de tus sueños hecha realidad.
Quiero respirar tu atmósfera real,
ese aire que para otros puede ser mortal.

 

Miro y ya no estás, me queda un sabor
una imagen más y un eco de voz
a mi alrededor
lejos y cerca de mi imaginación
mis juegos de azar,
esa clase de silencios cuando tú no estás.

 

Nubes de color con forma animal
me recuerdan tus detalles y mi soledad.
Ando porque andar me lleva hacia ti,
si tengo que parar te alejas de mi.

 

Y yo, luchando con los fantasmas
de la prima y el bordón
suelo despertar sentado al borde de ti,
abismo que me acompaña y que me quita la razón,
estoy sentado, sentado al borde de ti.

 

Tengo un guión, un actor, y algún lugar
para cada día diferente, un carnaval.
Quién de los dos sorprende a quién,
si me asustas y al gritar te asustas tú también.

 

Vuelve a dibujar, tú magia es total
deja que el papel revuelva tu mar,
a tu alrededor.

 

Y yo, luchando con los fantasmas
de la prima y el bordón
suelo despertar sentado al borde de ti,
abismo que me acompaña y que me quita la razón.

 

Vuelve otra vez, el fuego está junto a mi.
Luchando con los fantasmas
de la prima y el bordón,
estoy sentado, sentado al borde de ti.

 

 

 

Sentado al borde de tí

Antonio Vega

para

Nacha Pop

“Dibujos animados”

 

http://boxstr.com/files/5528041_02mkg/08%20-%20Sentado%20Al%20Borde%20De%20T%C3%AD.mp3

 
 
 
 

8 junio 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 8:31 am

 

 5d56a8dc096c460e

 

PEQUEÑO ENTIERRO DE UN BOTE DE VIDRIO

 

De duelo voluntario, sin pena ni quebranto
Lamo el luto de tu ausencia con mi lengua de madera
Más pequeño que una urna, en ti no cabe ni mi llanto
Si me pongo de puntillas, soplo incluso tu bandera

 

Hay cosas bonitas que bien caben en un bote de té soluble…

 

Elena Bort

 

 

elenabort.blogspot.com

 

 

Y este es uno de los comentarios a esta entrada que recibió Elena en su blog:

 

Anónimo dijo:

Daría una tormenta de lágrimas
en tu pequeño bote de vidrio,
por saber a qué saben
tus caricias de madera.
Y aunque sólo un gato callejero
sabe lamer mis heridas,
por un momento sueño
con dos miradas furtivas
que se cruzan en la muchedumbre,
haciendo saltar una chispa que,
por un instante fugaz,
ilumina el universo entero.