El poder de una palabra

Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras sino cien pensamientos.Henri Poincaré

30 marzo 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 8:44 am

 

zbjperqw2lcy9i2idrnvpeldo1_4001

 

icanread.tumblr.com

 

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 8:18 am
 

mimo 29 marzo 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 10:20 am
 

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 9:08 am

3301399925_8a58cc2e84_m

 

tengo una fruta de Polinesia

tengo amnesia

tengo una veleta en la maceta

tengo una meta

tengo un collar de cuentas de colores

tengo calores

tengo un vestido de Custo

tengo un susto

tengo un maletín de rayas

no tengo ganas de que te vayas

 

28 marzo 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 9:08 pm
 

inversión 27 marzo 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 7:21 pm

 

“El espectáculo de lo que es bello, en cualquier forma que sea presentado, eleva la mente a nobles aspiraciones”

Gustavo Adolfo Bécquer

eye

Vivo un proceso de inversión con respecto a la belleza de las personas.

No niego un primer momento en mí en el que predomina la primera impresión,fruto del legado del mecanismo evolutivo de la selección natural en la especie humana.

Así,al inicio,las personas me parecen: espectacularmente perfectas(calculo que un 0.5 por ciento de la población) o bien agradablemente atractivas,de armoniosas facciones,estéticamente neutras o no agraciadas.

 

La inversión se produce cuando hablo con ellas y/o las conozco en profundidad.

 

 

Primer proceso de inversión:

 

Conozco a una de esas personas a las que llamaremos guapas,sé que lo es porque además de parecermelo a mí,escucho todo tipo de comentarios(algunos que preferiría no oir)sobre el tema a mi alrededor.

Hablo con ella ,comparto opiniones y conozco algo más.

Hay veces en las que empieza a no gustarme lo que oigo,desapruebo actitudes,rechazo comportamientos o detesto ciertas manera de estar en el mundo.

Entonces sucede:

Mi percepción estética sobre esa persona muta radicalmente,toda esa belleza popularmente reconocida y previamente contemplada con cierta admiración desaparece.

Se disuelve,mengua,se consume,se esfuma.

Dejo,automáticamente,de ver una persona hermosa y observo ante mí algo difuso,neutro,vacío,tedioso y vulgar.

Hasta el punto,que no puedo recordar lo que originalmente me pareció atractivo en ella.

 

Segundo proceso de inversión:

 

Conozco a una persona no necesariamente espectacular,que sería irremediablemente desechada por cualquier macho/hembra alfa de la especie que se precie de serlo.

Cómo yo no ejerzo de alfa,me acerco a ella del mismo modo que lo haría ante un majetuoso semental.Intento ver lo que hay más allá de esa primera impresión.

Entonces,en algunos casos,sí que me gusta lo que oigo,a veces mucho,a veces muchísimo.Apruebo actitudes,me fascinan pensamientos,saboreo palabras,comulgo con opiniones,comparto maneras de ver la vida,recibo armonía,me alumbro y sobrecojo de ternura. 

Y se produce el segundo tipo de alteración:

El atractivo de la persona se dispara,se agiganta,crece,aumenta,se multiplica.

Cada pequeño gesto adquiere un delicioso significado que incrementa su encanto:una adorable manera entornar los ojos,una pícara sonrisa,una insinuante voz,una estilosa postura,una saludable apariencia,una contundente figura,una presencia que se convierte en agradable y deseable.

Ya no puedo,entonces tampoco,verles de otra manera.

Me reprocho la torpeza,preguntádome cómo no pude apreciarlo desde el principio.

 

Nota:

No pretendo hacer ver lo estupenda que soy apreciando unicamente la belleza interior de las personas.

Pero lo dicho es absolutamente verídico y real.

Acostumbro a contemplar,así,con interés ese momento en que se produce la curiosa e irreversible inversión.

 

26 marzo 2009

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 8:04 am

hope_by_adnil1

Ilustración: Adnil

LOS SÍNTOMAS DE LA PAZ INTERIOR

*Una tendencia a pensar y actuar espontáneamente,en lugar de hacerlo basado en  los miedos aprendidos de experiencias pasadas.

*Una habilidad de gozar cada mometo.

*Una pérdida de interés en juzgar a otros o en interpretar como malintencionadas sus acciones.

*Una marcada pérdida de interés en mantener o alimentar un conflicto.

*Una notable disminución de la habilidad de preocuparse por lo que no se puede cambiar.

*Episodios frecuentes intensos de aprecio.

*Repentinos ataques de placer por sentirse conectados con otros y con la naturaleza.

*Accesos incontrolables de sonrisa.

*Una tendencia creciente a dejar que las cosas sucedan en lugar de hacerlas suceder o tratar de impedirlo.

*Una aumentada susceptibilidad al amor ofrecido por los demás,con un deseo incontrolable de extenderlo a otros.