El poder de una palabra

Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras sino cien pensamientos.Henri Poincaré

6 septiembre 2008

Filed under: Uncategorized — elpoderdeunapalabra @ 8:18 am

LAS SÚBDITAS DE LA CARNE QUIETA

Anheló mucho más, y se lanzó

desnuda hacia el abismo:

fue cayendo

y cayendo

hasta que halló un instante en que el vacío

era un hueco tan denso…

Vicente Martín

A Vicente Martín, que ha hecho de la palabra Fe mucho más que un monosílabo


Para llamar a tu puerta nunca necesité tener nudillos,

podría haber sido un animal invertebrado

y mi aliento hubiera resultado suficiente para que te ofrecieras.

En cambio ahora pronostico,

que ni siquiera teniendo dos columnas vertebrales

podría aspirar a ser una simple visita entre tus sombras.

No te aflijas, si tus manos no están,

no tiene mayor importancia,

todo el mundo está al corriente de que las fotografías no ofenden.

Es igual que vengan avaladas por un millar de megapíxeles

porque siempre serán recordadas como las súbditas de la carne quieta

y su testamento no será más que una duplicado

de la autopsia que decida entregarles mi memoria.

Sé que es infrecuente padecer Alzheimer a los treinta y siete años,

pero siempre he sido demasiado precoz hasta para caer enferma

y no haré una excepción precisamente hoy,

que deseo incubar un virus sin antídoto para esta hora imbécil

en que consiento que los fantasmas dejen por última vez

la marca de sus bocas sobre los vasos recién fregados.

Y es que mi buena educación me impide que te marches con sed.

Bebe, pero olvida que tienes lengua, porque a partir de hoy,

seré como ese Dios, al que al parecer vieron anoche,

haciendo cola en la farmacia para comprar tapones de silicona.

PREFIERO SER UN DESEQUILIBRIO DE LA VIRTUD

Mi espíritu es muy débil: la condición mortal

me abruma con su peso no querido…

John Keats

Desde hace algún tiempo Dios no me toca,

y a sus lumbalgias parecen haber dejado de interesarles

los chorros de agua caliente de mi jacuzzi.

Estoy sola.

Pero ahora, en estos días,

en que el purgatorio deja de ser regentado

por hombres de negro

no deseo ser buena,

prefiero ser un desequilibrio de la virtud

para que mis ojeras lleguen a ser más importantes

que mis propios ojos

y me convierta en el mejor de los amores platónicos

para la eternidad.

SOY IMPERFECTA HASTA LA TOXICIDAD

Soy libre: nada tengo

y nada, fuera de mí me posee.

José Luis López Bretones.

A Almudena Villa

Quisiera saber escribir en japonés

y que las palabras, de una vez por todas significaran algo,

pero soy imperfecta hasta la toxicidad

y comienzo a estar cansada de guardarle el debido respeto a la caligrafía de la nada.

Tal vez tenga la culpa de mi desvergüenza,

el que me a mí me enseñaran a soñar haciendo el pino.

SONIA FIDES

“Electra se quita el luto”

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s